Semanario de información económica y financiera
  

Viernes, 4 de julio de 2003

 

En el fallecimiento de Roberto Rocca

Por Alberto Miguel Arruti
(Madrid)

 

Recientemente ha fallecido en Milán, su ciudad natal, a los 81 años, el presidente del grupo industrial argentino Techint, Roberto Rocca, considerado como uno de los hombres más ricos de Latinoamérica por la revista norteamericana “Forbes”, que le situaba entre los 300 más acaudalados del mundo, con una formtuna superior a los 1.600 millones de dólares.

Techint fue fundada en 1945 por su padre, Agostino Rocca y actualmente es un conglomerado de empresas con negocios en la siderurgia, la construcción y la ingeniería. En 1978, Roberto Rocca sucedió a su padre en la dirección de Techint que, entonces, contaba con dos plantas siderúrgicas en Argentina, 15.000 empleados y una fuerte presencia internacional, especialmente en Latinoamérica. En la década de los 80, Rocca impulsó una serie de proyectos en Siderca, empresa fabricante de tubos de acero sin soldadura, que hoy ha llegado a ser la primera proveedora mundial de este producto para la industria del petróleo y del gas. Posteriomente, y ya en la década de los 90, se incorporan a Techint diversas compañías del sector siderúrgico. Como la mexicana Tamsa, la italiana Dalmine, la japonesa NKK, la canadiense Algoma, la brasileña Confab y la venezolana Tavsa. En el año 2002 creó la sociedad Tenaris, que concentra la fabricación de tubos de acero de Techint en todo el mundo y cuyas acciones se cotizan en las bolsas de Nueva York, Buenos Aires, Milán y México. La actividad de Siderar en Argentina se extendió a la manufacturación de laminados de acero a partir de mineral de hierro, incorporando a la venezolana Sidor en 1997.

Por toda esta actividad, Rocca recibió en 1999 el premio Willy Korf, que es el máximo galardón mundial para los empresarios siderúrgicos.

Techint también entró en otras áreas de negocio como el petróleo con la creación de Tecpetrol en 1981 y las telecomunicaciones con Techtel.

Resumiendo, podemos decir que hoy el grupo Techint se encuentra presente en cuatro continente, tiene una facturación anual de 7.500 millones de dólares y da empleo a más de 50.000 personas.

A Rocca se le atribuía la frase de que el principal papel de una empresa consistía en “la creación y transferencia de riqueza hacia la comunidad que la sostiene”.

No todo han sido noticias positivas y optimistas. En menos de un año, distintos grupos de trabajadores de Techint han sido víctimas de un par de secuestros.

El primero fue en octubre del año pasado, en que fueron hechos cautivos dos empleados de la empresa, uno británico y otro ecuatoriano, en la Amazonía del Ecuador.

El otro secuestro ha tenido lugar en fecha reciente, y por el mismo han sido secuestrados 60 trabajadores en uno de los campamentos que Techint tiene abiertos en Perú. Este último secuestro ha sucedido en Tocate, en el departamento peruano de Ayacucho, en el sur del país andino, entre trabajadores destinados en la construcción de un gasoducto.

Todos estos hechos ponen de manifiesto que la industria siderúrgica, cada día más, se desplaza hacía países que tradicionalmente no pertenecían a las grandes áreas industrializadas del mundo.     


Envíe sus comentarios

  

Edita Asesores de Publicaciones S.L.