Jueves 2 de octubre de 2003

La crisis energética local provoca revueltas populares en República Dominicana

República Dominicana sigue convulsa por la crisis que sufre el sector de la electricidad. Después de que el Gobierno se hiciera cargo del control de la distribución energética, continúan las violentas protestas de los ciudadanos por el mal funcionamiento del servicio.

Los medios locales informan que en el país hay al menos 80 circuitos eléctricos fuera de servicio y que previsiblemente unas 15 plantas no podrán ponerse hoy a funcionar por falta de combustible.

Con estas premisas es muy probable que se repitan las manifestaciones de protesta de los últimos días. En las de ayer, registradas en varias provincias y organizadas por la Coordinadora de Organizaciones Populares, resultaron heridas 22 personas y hubo 100 detenidos.

Los dominicanos se quejan de que sufren continuos apagones y protestan también contra el acuerdo que el Ejecutivo de Hipólito Mejía firmó recientemente con el FMI.

Tras meses de declive por la falta de inversión, impago de deudas e incremento del precio de la energía, el sector de la distribución eléctrica se ha posicionado en una situación verdaderamente crítica.

Los apagones son frecuentes y largos. Y ello, sumado a la presión de la opinión pública, provocó que el Gobierno decidiese comprar las empresas de distribución a la compañía que las gestionaba: la española Unión Fenosa.

Fue precisamente ayer cuando el Ejecutivo y Fenosa formalizaron el traspaso de las distribuidoras Edernorte y Edersur por 362,5 millones de dólares (309,2 millones de euros).

Las autoridades dominicanas iniciaron el proceso de privatización de la distribución en 1997, fecha en la que Fenosa se interesó por el mercado eléctrico de la República Dominicana.

RDM NPM

 

 

Edita Asesores de Publicaciones S.L.