Viernes 11 de junio de 2004

 

La oposición de El Salvador se muestra escéptica ante la iniciativa de diálogo del nuevo presidente

Veinte años de Arena en El Salvador

Por Vanesa Camargo

Elías Antonio Saca, el periodista deportivo más popular de El Salvador y candidato por el partido conservador Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), ha ganado las elecciones presidenciales de su país con un 57.71% de los votos a su favor. El triunfo de Saca supone una victoria sin precedentes para un partido político en El Salvador, ya que al termino de la actual legislatura (2004-2009), ARENA habrá completado 20 años de gobierno continuado.

Las terceras elecciones presidenciales salvadoreñas, desde que en 1992 concluyó una guerra civil de 12 años de duración, han garantizado el cuarto gobierno consecutivo a la derecha con la tercera derrota de la ex guerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), que fue legalizado como partido político al finalizar la guerra y cuyo líder, Schafik Handal, obtuvo el 35,68% de la representación popular.

Saca reitera en sus intervenciones públicas que su victoria se ha debido a la gran aceptación de su programa de gobierno, denominado "País Seguro", que se sustenta, entre otros ejes, en la seguridad ciudadana. Para ello, Saca ha dicho que tendrá "mano súper dura" contra las pandillas juveniles, en continuidad con el "Plan Mano Dura" que contra esos grupos emprendió el Gobierno salvadoreño en julio de 2003.

Además el nuevo presidente ha prometido "honestidad y transparencia" en la administración pública, mejor atención a los cerca de 2,3 millones de salvadoreños residentes en el exterior, mayor inversión social, apoyo al sector agrícola, el sostenimiento de la estabilidad económica y el aumento de las exportaciones.

La investidura

Saca asumió el poder el pasado martes 1 de junio durante una ceremonia a la que asistieron representantes de todos los partidos políticos excepto del FMLN, como protesta a lo que calificaron como una "campaña electoral sucia" de Arena en las elecciones.

En su discurso de investidura, Saca se comprometió a dar prioridad a los asuntos sociales durante su mandato y a establecer una política de diálogo con la oposición, sin embargo, las palabras del presidente han sido muy criticadas en los últimos días por los sectores contrarios al gobierno.

En la prensa salvadoreña, medios como elfaro.com o laopinion.com analizan este discurso con minuciosidad para llegar a la conclusión de que Saca hizo muchas promesas de acercamiento y bienestar del pueblo, pero no explicó en ningún momento con qué programas y recursos contará para materializarlas. Las criticas se refieren también a que el nuevo presidente de El Salvador se limitó a ensalzar su propia figura, sin explicar el contexto político, económico y social de su país. Por ejemplo, Saca concluyó el problema de la pobreza con un “debemos combatirla frontalmente”, sin mencionar que, según el último informe del PNUD sobre desarrollo humano y social, el 43% de la población salvadoreña vive en ínfimas condiciones económicas.

Además, el nuevo presidente no mencionó cuál será su fuente de financiación para su proyecto de gobierno, cuestión importante ya que el país debe afrontar una deuda externa de 2.442,5 millones de dólares (2.030 millones de euros).

Ante estos ataques, Janet Cienfuegos, periodista de la Presidencia de El Salvador, comentó a este diario que desde que el Presidente pronunció el discurso "han sucedido muchas cosas" y los diálogos que han emprendido el presidente y el líder del FMLN, Schafik Handal están dando sus frutos, por lo que "ya no hay que centrarse en el discurso de investidura". Según publica hoy el diario salvadoreño El Diario de Hoy, Saca ha declarado que ya existen acuerdos prácticamente en todos los temas salvo en la insistencia del FMLN en dos puntos: que no se elimine la posibilidad de que los trabajadores puedan jubilarse al alcanzar 30 años de cotización, independientemente de la edad que tengan y que se elimine el artículo 2 de la Ley Presupuestaria referido a la facultad del Ejecutivo para transferir fondos a las distintas instancias.

La oposición

Para la principal fuerza de oposición en El Salvador, el FMLN, la presidencia de Saca se debe a los resultados de un proceso electoral completamente viciado en el que se llevó a cabo una política de “terror y mentiras”. “Durante su campaña, (los miembros de Arena) le decían a la gente que si el FMLN ganaba, no iban a tener remesas” confirmó a Americaeconomica.com el coordinador departamental del FMLN en El Salvador, Benito Lara.

El FMLN considera que el Gobierno de Saca es ilegítimo, y ésta fue la causa principal de su ausencia en el acto de investidura del presidente. Pero al preguntar la postura de este partido ante la iniciativa de diálogo de Saca y las reuniones que se están estableciendo, Lara respondió que “se trata de un esfuerzo de concertar todas las fuerzas políticas y nosotros compartimos esta idea”, pero que "todavía es pronto para saber si estos diálogos serán efectivos", porque al inicio de la anterior presidencia de Francisco Flores, la iniciativa de acercamiento a la oposición fue la misma, sin embargo, al final todo resultó ser “una justificación de su política, pues cuando le planteamos seguir con los diálogos, simplemente no lo hizo”, concluyó.

El pasado miércoles tuvo lugar la segunda reunión del presidente salvadoreño con el líder del FMLN, Shafik Handal, según confirmó a este diario una delegada de la Presidencia de El Salvador y, aunque los encuentros son privados, “el presidente ha adelantado que los entendimientos van por buen camino”.

En las reuniones periódicas (en principio semanales) previstas, se están tratando “puntos medulares para la solución de problemas”, según el coordinador departamental del FMLN, sobre todo, el desempleo y el presupuesto general de la nación.

“Se están discutiendo estos puntos, pero todavía no hay ningún acuerdo”, “en cuanto al presupuesto general, el FMLN ha propuesto dos medidas principales: el incremento de la asignación a la Universidad Nacional de El Salvador para invertir más en profesionales e investigación, y subir las pensiones de los jubilados salvadoreños, que actualmente no alcanzan los 60 dólares mensuales” concretó Lara.

SLV PLT

   

Edita Asesores de Publicaciones S.L.