Martes 29 de junio de 2004

Las aseguradoras mexicanas se niegan
a vender 'pólizas antisecuestro'

En los últimos 10 años se han producido 15.000 secuestros en México. Y el número va en aumento. Ante esta situación, los seguros de vida, contra robo o de automóviles han proliferado, pero hay un tipo de pólizas que no se vende en el país azteca, las 'antisecuestros'. La ley impide a las compañías nacionales comercializar este producto y parece, según declaraciones del presidente de la patronal de este sector, que tampoco están demasiado interesadas en ello, a pesar de que desde algunos ámbitos se asegura que es una necesidad real del país.

Mientras se clarifica la situación, las compañías extranjeras, principalmente las de EEUU, aprovechan la circunstancia para captar clientes en México.

El presidente de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), Rolando Vega Sáenz, asegura que ninguna de las firmas que venden 'seguros antisecuestro' opera en México, pero no descarta que en el futuro alguna compañía muestre interés en explotar este negocio. No obstante, Vega Sáenz cree que no es la solución para frenar el delito.

El presidente de la Asociación Mexicana de Agentes de Seguro y Fianzas (Amasfac), Daniel Peña, asegura que en el país hay demanda de este tipo de seguros, pero que los agentes mexicanos no pueden ofrecerlo. Según Peña, si las autoridades permitieran a las compañías que operan en el país ofrecer este producto, el sector se encontraría en apuros porque tendrían que garantizar a toda costa la confidencialidad para evitar que tenga el efecto contrario y el seguro se convierta en un aliciente para los secuestradores. Además, se trata de un producto muy costoso de comercializar.

No obstante, Peña considera que es necesario que en el país se intrumente un seguro antisecuestro porque es una necesidad real.

Mientras esto ocurre, son las aseguradoras extranjeras las que ofrecen este tipo de coberturas. Algunas de ellas son AIG, Chubb, Aon o New York International Group. En EEUU hay unas 300 empresas que ofrecen estos productos a clientes de todo el mundo. Esta clase de seguros recibe el nombre de Kidnap & Ransom (K&R) y se creó en 1932 en EEUU tras el secuestro del hijo del aviador Charles Lideberg.

Los K&R son principalmente contratados por empresas que tienen empleados que viajan, o bien trabajan, en Latinoamérica, Asia, Europa del Este o Africa. Los seguros ofrecen una cobertura total en la negociación, rescate y asistencia médica de las víctimas.

Según algunos cálculos, este tipo de pólizas logran recaudar anualmente 250 millones de dólares (205 millones de euros) y el 45% de los clientes se encuentra en Latinoamérica. Los seguros son personales y cuestan entre 10.000 y 50.000 dólares anuales (8.206 y 41.034 euros) con coberturas desde 700.000 dólares (574.400 euros) hasta 35 millones (28,7 millones de euros).

MXC BYS

 

Edita Asesores de Publicaciones S.L.