Viernes 24 de septiembre de 2004

 

Martín Redrado asume la presidencia del BCRA

El Banco Central de Argentina inicia una nueva etapa

Por María Blasco

Hoy viernes 24 de septiembre Martín Redrado, un nombre que suena mucho en la prensa internacional por ser el encargado de negociar las relaciones comerciales de Argentina, ha estrenado su nuevo despacho en el Banco Central de la República Argentina (BCRA). El nuevo presidente de la autoridad monetaria sustituye a Alfonso Prat-Gay, quien, según el presidente Néstor Kirchner, no quería seguir al frente de la entidad al término de su mandato. La sustitución ha sentado bien en Wall Street, pero dentro del país hay sectores que critican el nombramiento de Redrado. Mientras, los banqueros preparan ya un documento con unas 20 reclamaciones que presentarán al nuevo presidente del BCRA en la primera oportunidad que tengan.

No se espera que la llegada de Martín Redrado a la presidencia del BCRA suponga una gran revolución, pero sí habrá cambios. Algunos de ellos marcan una seria distancia con la manera de entender la política monetaria que tenía su antecesor Prat-Gay como el hecho de que Redrado dará prioridad al objetivo de estimular la actividad crediticia y restará importancia a la necesidad de mantener unas determinadas metas de inflación. Justo lo que demandaba desde hacía tiempo el ministro de Economía, Roberto Lavagna, pero que Prat-Gay se negaba a aceptar. Este hecho hace pensar a muchos economistas que las relaciones de Redrado y Lavagna serán más fluidas que las que mantenía Prat-Gay con el ministro. Aunque otros se muestran más escépticos y consideran que el buen feeling durará poco.

Algunos cambios. Redrado considera que el país ya ha entrado en una fase de crecimiento y que, por tanto, no es necesario imponerse objetivos inamovibles de inflación. En este sentido, hay que recordar que en también en Brasil, tras la última subida de la tasa selic, desde muchos sectores se pidió al Banco Central que flexibilizase sus objetivos de precios para no entorpecer el crecimiento económico.

Además, el nuevo BCRA también se encargará de sostener el tipo de cambio. Redrado y su equipo creen que fue un error confiar en que una caída del tipo de cambio podría contribuir a un incremento del salario real.

Sobre estas nuevas bases Redrado quiere elaborar una tasa de referencia de tipos de interés que genere la misma confianza que la que publica la Reserva Federal de EEUU (FED) o la que decreta el Banco Central de Brasil (tasa selic) con el fin de consolidar la estabilidad del peso.

Otro de los cambios que se esperan tiene que ver con el funcionamiento de la entidad. La idea de Redrado, que ayer se reunió con el que será el futuro vicepresidente del BCRA, Miguel Pesce, para tratar este asunto, es que el directorio de la entidad participe de más activa en la toma de decisiones.

Redrado también será el encargado de dar forma a un proyecto que tenía entre manos Prat-Gay para desarrollar un mercado de futuros de tasa de interés y en el que estaba trabajando ya un equipo de funcionarios del Banco Central.

Lo que no cambiará es la actitud de la entidad ante el proceso de reestructuración de la deuda. El nuevo vicepresidente del BCRA, Miguel Angel Pesce, ha anunciado que la nueva cúpula del Banco Central no interferirá en la renegociación.

Tampoco se esperan cambios sobre la política de tipos de interés. Pesce ha asegurado que se mantendrán como hasta el momento. Parece toda una declaración de intenciones frente a los mercados que han respirado tranquilos ante la idea de que se impondrá una política de continuidad.

Wall Street . En Wall Street, Redrado es un hombre conocido y respetado, por lo que su nombramiento ha sentado bastante bien. No obstante, el nuevo presidente de la autoridad monetaria tendrá la oportunidad de conocer en persona qué tal cae en EEUU cuando la semana que viene (30 de septiembre) acuda a Washington para asistir a la Asamblea Anual del FMI.

Dentro del país, en cambio, no todos están tranquilos. Algunos temen que precisamente por la buena sintonía que existe entre Lavagna y Redrado el BCRA pierde autonomía y se politice más de la cuenta. Desde algunos sectores políticos de la oposición también se ha criticado el hecho de que Redrado "es un hombre del pasado", en referencia a los cargos que ocupó durante los dos gobiernos de Carlos Menem.

Las dudas de los banqueros. Tampoco los banqueros la tienen todas consigo. El anuncio de que piensa estimular el crédito, sobre todo a largo plazo, y de que los nuevos hombres del Central se van a encargar de averiguar qué es lo impide que la financiación llegue a las pequeñas y medianas empresas (pymes), ha generado intranquilidad en el sector. No es que las entidades financieras se nieguen a apoyar los objetivos del nuevo presidente es que temen las repercusiones en sus balances. Por este motivo, pedirán al BCRA que ofrezca garantías explícitas para disminuir el riesgo de las firmas que presten a medio y largo plazo.

Esta será una de las reclamaciones principales que aparezca en un documento que están elaborando los banqueros para presentárselo a Redrado. En el sector se considera que el problema del sistema bancario es doble. Por un lado, la mayoría de los depósitos de clientes tienen un plazo inferior a 60 días por lo que en el caso de prestar a largo plazo existiría un peligroso desajuste entre los plazos del pasivo y del activo.

Pero además, los clientes no quieren créditos indexados a la inflación o a tasa variables, si no que demandan pesos y a tasa fija, lo que supone que si se concedieran préstamos en esas condiciones el banco estaría expuesto a las consecuencias de un aumento de los precios o de los tipos de interés.

Esto último parece que no ocurrirá en el corto plazo. A pesar de la voluntad manifestada de continuar con la política monetaria de Prat Gay en lo que respecta al precio del dinero, no se descarta que el nuevo presidente tienda a reducir los tipos de referencia para estimular, precisamente, la reactivación del crédito al sector privado y el consumo.

Conflicto de intereses. También ha suscitado alguna que otra reacción encontrada el núcleo duro de profesionales que Redrado ha escogido para que le acompañe en su trabajo al frente del Central. Entre ellos se encuentran varios economistas de la Fundación Capital (FC), una consultora creada por el propio Redrado y dedicada a ofrecer análisis sobre temas monetarios y macroeconómicos al BCRA. Entre estos asesores elegidos se encuentran Carlos Pérez, Fabio Rodríguez y Guillermo Corzo.

 

Martín Redrado ya se ha sentado en el sillón del presidente. Y de hecho ya ha comenzado a trabajar aunque el Senado todavía no ha aprobado los nuevos nombramientos. El próximo 5 de octubre, la Comisión de Acuerdos tratará el asunto para dar a los cambios carácter formal. Comienza en el BCRA una nueva etapa que coincide con un momento crucial para Argentina por la cercanía del inicio del proceso de canje de la deuda.

RGT BYS

   

Edita Asesores de Publicaciones S.L.