Viernes 15 de abril de 2005


Los billetes falsificados inundan los sistemas bancarios de Perú, Bolivia, Ecuador, Chile y Uruguay

Los dólares falsos provocan una crisis de confianza en Latinoamérica

Por Gema Velasco

Hace unos días que la Reserva Federal de EEUU (FED) advirtió a varios países latinoamericanos de la existencia de una enorme partida de billetes de 100 dólares falsos en los sistemas bancarios de Perú, Bolivia, Ecuador, Chile y Uruguay. El pánico se adueñó de los banqueros de estos países generando una crisis de confianza en los sistemas financieros que todavía no se ha superado y un cruce de acusaciones entre las autoridades y las entidades financieras que ha puesto nerviosos a los ciudadanos e incluso a los inversores.

Según la FED, los billetes falsos pertenecen a la serie CB-B2 emitidos en 2001, y al parecer, el origen de estas copias podría ser Pakistán y estar a cargo de una mafia transnacional. En los últimos días, también han comenzado a circular rumores sobre la posibilidad de que se haya introducido en los países latinoamericanos otra partida de billetes de 50 dólares de la serie AB y emitidos en 1996.

Los servicios secretos estadounidenses están adiestrando a funcionarios de los países afectados para que aprendan a detectar estas copias "casi perfectas", pero nada ha podido impedir que el pánico se adueñara de los bancos, las casas de cambio y las tiendas y mercados. Los billetes de 100 dólares fueron vetados y la confusión degeneró en algunos países en una batalla abierta entre las autoridades financieras y el sector bancario.

Perú. Los primeros billetes falsos se detectaron en Perú, país en el que el ambiente está más enrarecido por las consecuencias derivadas de la decisión de los bancos de no aceptar billetes de 100 dólares de la serie CB-B2.

Esta semana el presidente interino del Banco Central de la Reserva de Perú (BCR), Óscar Dancourt, arremetió con dureza contra las entidades financieras y las acusó de haber generado una crisis de confianza en el sistema financiero del país y advirtió de que el revuelo generado probablemente acelerará la desdolarización de la economía peruana.

Dancourt cree que los bancos "sobrereaccionaron" y que es necesario que comiencen de nuevo a admitir billetes de la serie afectada para normalizar la situación. De hecho, no se trató de una petición si no de una orden. La Superintendencia Nacional de Banca y Seguros (SBS) anunció ese mismo día que se normalizaría la situación en el sector al disponer ya de los mecanismos necesarios para identificar los billetes falsos. Sin embargo, el recelo sigue instalado entre los directores de las sucursales bancarias que se resisten a reanudar las transacciones con los billetes de 100 dólares de la serie CB-B2.

Las entidades financieras también tienen cosas que recriminar a las autoridades del país. Según la Asociación de Bancos (Asbanc) el ente emisor y la Oficina Central de Lucha contra la Falsificación no actuaron a tiempo.

La pelea y el cruce de acusaciones todavía continúa a pesar de que ya hace casi diez días desde que se detectaron los billetes. El pasado miércoles la Comisión de Protección al Consumidor del Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección a la Propiedad Intelectual (Indecopi) ha anunciado que ha iniciado una investigación de oficio contra los bancos.

El presidente de Indecopi, Santiago Roca, asegura que se han encontrado indicios de que las entidades financieras han violado la Ley de Protección al Consumidor. Los bancos ya han sido informados y ahora tendrán que realizar sus descargos para defenderse de estas acusaciones. Las entidades financieras habrían violado en concreto el artículo 9 de la ley en el que se establece que "los productos y servicios puestos a disposición del consumidor no deben conllevar riesgo injustificado o no advertido para la salud o seguridad de los consumidores".

Las asociaciones de consumidores también se han puesto en contra de los bancos y hoy mismo han presentado una denuncia ante el Indecopi contra 10 entidades financieras por retirar de la circulación los billetes de 100 dólares.

Bolivia. Perú ha sido el país que antes detectó la presencia de billetes falsos y en el que más revuelo ha generado su presencia. Pero no en el único. Detrás de Perú fue Bolivia.

En este país los problemas no han sido tan graves porque las entidades financieras optaron pronto por levantar las restricciones para aceptar billetes de 100 dólares de la serie CB-B2. La Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban) ha asegurado que en Perú siete de cada 1.000 billetes con estas características son falsos, pero que en Bolivia la proporción es menor.

La suspensión de estas restricciones a la circulación de billetes de 100 dólares alivió a los empresarios, que aseguran que durante los últimos días el hecho de tener dinero inmovilizado y la sensación de riesgo alertó a los ciudadanos, muchos de los cuales optaron por dejar de realizar compras. El vicepresidente de Asoban reconoce que "ha existido en el público temor a una pérdida económica que ha generado una frustración de inseguridad desagradable".

De hecho, esa pérdida ha sido cierta en algunos casos. Según se rumorea en los ambientes financieros del país, algunas personas que acudieron a los mercados de cambio para canjear sus billetes de 100 dólares se resignaron a entregar al intermediario hasta el 20% de su valor nominal.

Chile. Parecía que el resto de países en alerta, Chile, Ecuador y Uruguay iban a librarse después de todo de los billetes falsos. Pero no ha sido así.

En Chile, esta misma semana, los bancos decidieron seguir el ejemplo de Perú y Bolivia y no aceptar billetes de 100 dólares de la serie CB-B2, una medida de cautela que hicieron extensible a los de 50 dólares emitidos en 1996. Ante esta decisión, las casas de cambio redujeron drásticamente las transacciones y también dejaron de comprar estos billetes a sus clientes.

Desde el sector se asegura que esta situación ha generado una gran incertidumbre porque además de discriminar los billetes falsos también se está dejando de aceptar los auténticos.

En la prensa del país se afirma que entidades como el Banco Santander Santiago han enviado remesas de las series dudosas a la Reserva Federal de EEUU (FED) para verificar su autenticidad.

Ecuador. Mientras tanto, en Ecuador, país en el que hasta ahora no se habían detectado dólares falsos, el Banco Central del país (BCE) ha confirmado que los bancos privados han aumentado los envíos de la moneda a la institución para que los certifique. Durante esos procesos el BCE ha detectado billetes falsos de 100 dólares de la serie CB-B2 emitida en 2001. El único país en el que, de momento, se mantiene la calma a la espera de nuevos acontecimientos es Uruguay.

El caso de los dólares falsos ha puesto de manifiesto dos cosas. La vulnerabilidad de los sistemas financieros latinoamericanos ante cualquier evento que afecte al dólar, y el miedo intrínseco que existe entre los banqueros y los ciudadanos a que cualquier acontecimiento ponga en riesgo las cuentas financieras y los ahorros.

RGN BYS


 
   

Edita Asesores de Publicaciones S.L.