Martes 24 de mayo de 2005

El partido de Lula y el de la oposición de Cardoso se enredan en un cruce de insultos

El ambiente político está cada vez más enrarecido en Brasil y los escándalos de corrupción no ayudan demasiado. En esta última semana, el Partido de los Trabajadores (PT) que lidera Lula da Silva y el opositor Partido Social Demócrata Brasileño (PSDB) que dirige el ex presidente Fernando Henrique Cardoso se han enzarzado en un duro cruce de acusaciones.

Cardoso no tuvo ningún reparo en comparar al Gobierno de Lula con "un pavo borracho en un día de Carnaval". Un insulto que ha sido rápidamente contestado por el presidente del PT, José Genoino, en una carta publicada en la página web del partido.

Genoino calificó las palabras de del dirigente del PSDB como de "elitismo arrogante contra el pueblo humilde". El líder del PT considera que Cardoso es "presa del despecho y de la envidia por las realizaciones del Gobierno de Lula" y considera que el ex presidente se está dedicando a difundir valoraciones políticas "engañosas" con la única intención de anticipar a 2005 la disputa electoral del próximo año. Las elecciones presidenciales son en 2006.

Genoino explica en su carta que la actual Administración brasileña ha creado millones de empleos, ha reducido uno de los mayores índices e pobreza, las exportaciones baten récords cada mes, el PIB se ha recuperado, la deuda pública se ha reducido y la moralidad se ha restaurado. Esta última afirmación contrasta con el estallido de varios escándalos de corrupción esta semana, uno en Correos y otro que afecta al ministro de la Seguridad Social, Romero Jucá, nombrado este año por Lula.

 

Edita Asesores de Publicaciones S.L.