Americaeconomica.com
Internet

 
Martes 20 de septiembre de 2005 
 
El banco de microcréditos del Santander en Venezuela se llamará Bancrecer
 

El Gobierno de Hugo Chávez está impulsando la creación de entidades financieras especializadas en conceder préstamos a personas de bajos recursos y pequeños empresarios, un negocio que está dispuesto a explotar la banca privada. Según han confirmado fuentes de la Superintendencia Bancaria de Venezuela (Sudeban) a Americaeconomica.com, una de esas firmas es la filial del Grupo Santander en el país, el Banco de Venezuela. Incluso ya tiene nombre la nueva subsidiaria del banco español: Bancrecer.

En estos momentos, las autoridades bancarias de Venezuela están estudiando la documentación entregada por el Banco Santander. Aunque no es ésta la única firma interesada. Hay otros cinco bancos privados que quieren participar de este nuevo negocio que está impulsando la Administración de Chávez, aunque, de momento, los nombres de los candidatos es información reservada.

Un único objetivo. Según explican desde Sudeban, la posibilidad de crear este tipo de entidades especializadas en microcréditos se contempla en la Ley General de Bancos de 1991, pero ahora Chávez está estimulando su creación ofreciendo facilidades para abrir este tipo de entidades siempre y cuando cumplan una serie de requisitos, entre ellos contar con un capital mínimo de 3.000 millones de bolívares (1,1 millones de euros) y dedicarse exclusivamente a financiar, fomentar y promover los microcréditos. Según Sudeban, los clientes potenciales son seis millones de pequeños empresarios que no tienen acceso a la banca tradicional.

En estos momentos, sólo existe una entidad de estas características, Bangente, una filial del Banco del Caribe, que dentro de unos meses tendrá la competencia de otros seis bancos de este tipo. Firmas que completarán los servicios de la banca tradicional. Según Sudeban, las entidades financieras privadas no tienen la estructura adecuada para atender en masa las peticiones de los pequeños empresarios y clientes de bajos recursos, "lo que no significa que no sea un negocio".

La cartera obligatoria. Los bancos privados que creen una filial de microcréditos no se librarán de la exigencia de destinar un 3% de su cartera crediticia a este tipo de préstamos, una obligación que parece que las entidades cumplen con gusto.

Según datos de la consultora SoftLine, la banca privada de Venezuela ha incrementado un 140% la concesión de microcréditos en los últimos doce meses hasta alcanzar los 1,1 billones de bolívares (432 millones de euros). La filial del Santander, el Banco de Venezuela, es el principal financiador de los pequeños empresarios con una cuota de mercado del 16,27. Le siguen el Banco Mercantil (14,62% y la subsidiaria del también español BBVA, el Banco Provincial (10.83%).

Edita Asesores de Publicaciones S.L.