Americaeconomica.com
Internet

 
Jueves 17 de noviembre de 2005 
 
Los países importadores de petróleo lastrarán el crecimiento de Latinoamérica
 

Latinoamérica y el Caribe crecerá en 2005 un 4,5% frente al 5,9% del año anterior. Esta tendencia a la desaceleración se mantendrá en 2006 (3,9%) y 2007 (3,6%) debido, en parte, a factores externos como el aumento del precio del petróleo, que provocará una reducción de la demanda interna en los países importadores de crudo, según el último informe de 'Perspectivas Económicas' del Banco Mundial (BM).

Los países más afectados por esta coyuntura serán los caribeños, donde "la dependencia del petróleo importado para la generación de electricidad es particularmente severa". Como consecuencia de este aumento de los precios del petróleo se espera un incremento de la pérdida de ingreso neto que será aún más pronunciada porque, además, no se espera que los precios de los productos básicos no petroleros vayan a aumentar como lo hicieron entre 2000 y 2003 por lo que se resentirán las exportaciones de productos agrícolas.

Los exportadores de petróleo. Bastante mejor, según el BM, les irá a los países que exportan metales y minerales, aunque también se espera una desaceleración de las exportaciones. Los países exportadores de petróleo no se librarán de la desaceleración debido a las restricciones a la capacidad en la producción de petróleo.

En general, se espera que en 2006 los elevados precios del crudo y la disminución de los de productos no petroleros generen una disminución del PIB de la región un 0,8% en los saldos en cuenta corriente de los países importadores de petróleo.

Los subsidios. El BM también alerta del deterioro que sufrirán estos países debido a que muchos de ellos subsidian diversos precios del petróleo, lo que genera un coste fiscal importante por el aumento del precio de la energía.

En el caso de los países exportadores, estos subsidios se manifiestan "en términos de ingresos sacrificados, la imposibilidad de reducir deuda y, como los precios internos del petróleo no reflejan los aumentos, en una estructura económica ineficiente en el sector de la energía".

Las elecciones. El organismo también tiene en cuenta el gran número de elecciones que se esperan en la región y que podrían afectar a las perspectivas de crecimiento. El verdadero riesgo del ciclo político que se avecina es que en este contexto serán pocas las reformas estructurales clave que se iniciarán o se completarán antes de que terminen las elecciones, y no tanto el hecho de que se incremente el gasto público antes de los comicios, según el BM.

Otros riesgos. Según el BM, otro peligro para la región lo constituye la evolución futura de los tipos de interés y las primas de riesgo, en especial para los países altamente endeudados (como Brasil, Colombia y Uruguay) y aquellos que presentan grandes déficit por cuenta corriente.

El problema vendría si se produjera un incremento de 200 puntos básicos en los tipos de interés mundiales con la consiguiente desaceleración de la economía mundial. En un contexto de este tipo el PIB de Latinoamérica y el Caribe podría presentar una contracción del 2% en los próximos años.

El largo plazo. En el largo plazo, el BM estima que el PIB de la región crecerá entre 2006 y 2015 un 3,6% anual. La entidad advierte que para que la evolución económica continúe mejorando se necesitará que "los gobiernos consoliden las recientes mejoras de las políticas y establezcan políticas microeconómicas estructurales (en particular las orientadas a mejorar la infraestructura, la educación y reducir el costo de hacer negocios) clave para mejorar la competitividad".

 

 

Edita Asesores de Publicaciones S.L.