Americaeconomica.com
Internet

 
Martes 15 de noviembre de 2005 
 
Uruguay quiere dejar de ser un paraíso fiscal
 

El ministro de Economía de Uruguay, Danilo Astori, ha explicado ya su proyecto de reforma fiscal a empresarios, trabajadores y lo acaba de hacer a los partidos políticos que integran la coalición de izquierdas. De momento, no hay ninguna crítica a una de las principales novedades propuestas: la eliminación de los beneficios tributarios a las Sociedades Anónimas Financieras de Inversión (SAFI), iniciativa con la que se pretende que Uruguay deje de ser considerada, fundamentalmente por sus vecinos argentinos y brasileños, como un paraíso fiscal.

Hasta ahora cualquier inversor que necesitara crear una sociedad anónima para manejar sus fondos podían en poco tiempo y por menos de 2.000 dólares (1.710 millones de euros) comprar una SAFI ya creada con la que operar libremente (siempre que el negocio no se realice en Uruguay), sin necesidad de declarar el origen de los fondos y pagando un impuesto de tan sólo el 0,3% sobre el patrimonio.

Presiones. Pero esta facilidad para mover dinero libre de impuestos en Uruguay va a acabarse. Según afirma la revista Lavadodinero.com, el Gobierno de Tabaré Vázquez, presionado por una visita del FMI y el Banco Mundial (BM) para evaluar sus logros en la lucha contra el lavado de dinero ha presentado una reforma fiscal que elimina el beneficio tributario de las SAFI, sociedades que, además, desaparecerán en 2010 para convertirse en sociedades anónimas normales. Es más, a partir del momento en el que se apruebe la reforma no podrán crearse en Uruguay ninguna SAFI más.

Según especialistas argentinos citados por el diario Clarin que participaron recientemente en unas jornadas tributarias, esta propuesta se ha presentado fundamentalmente por la presión de Argentina y Brasil, socios junto a Uruguay y Paraguay del Mercosur, tras constatar que este país se ha convertido en un refugio para los capitales procedentes de ambas naciones.

No obstante, estos expertos creen que no se reducirá de forma perceptible la evasión de capitales porque cuando las SAFI desaparezcan, el dinero negro irá a parar a las Islas Cayman o las Islas Vírgenes, mientras que las que manejan fondos legales constituirán sociedades uruguayas que no sean SAFI pero que en la práctica tendrán en el mismo esquema.

Edita Asesores de Publicaciones S.L.