Americaeconomica.com
Internet


 
Martes 20 de diciembre de 2005 
 
Las petroleras extranjeras que operan en Venezuela se convertirán en empresas mixtas
 

Un total de 22 petroleras extranjeras que operan en Venezuela han aceptado migrar sus contratos operativos a empresas mixtas en las que Pdvsa tendrá una participación mínima de un 60%, según establece la Ley de Hidrocarburos aprobada en 2001. El ministro de Energía, Rafael Ramírez, ha explicado que con esta medida la petrolera estatal podría cumplir su objetivo de aumentar su producción total de crudo a cinco millones de barriles diarios en 2012.

Entre las empresas que ya han firmado acuerdos transitorios con Pdvsa destacan la angloholandesa Royal Dutch Shell, las argentinas CGC y Tecpetrol, la española Repsol, la estadounidense Harvest Natural Resourcers, la japonesa Teikoku y la China National Petroleum Corporation (Cnpc), según informaciones del diario venezolano El Universal.

El alto funcionario ha indicado que los actuales contratos son perjudiciales para Pvdsa. Las empresas privadas producen alrededor de 500.000 barriles de petróleo por día, los cuales son entregados a Venezuela al precio establecido en el mercado internacional, 14 dólares (11 euros) por barril. Un coste elevado si se compara con el promedio nacional venezolano que está establecido en cuatro dólares (3,3 euros) por barril.

Sin embargo, con la modalidad de empresa mixta, las compañías extranjeras ya no venderán petróleo a la República bolivariana, sino que Pvdsa se convertirá en uno de los principales socios de explotación, tal como ha explicado Ramírez.

Según datos del Gobierno de Venezuela, la producción total de crudo de Venezuela, quinto exportador mundial de petróleo, es de 3,3 millones de barriles por día, aunque algunos expertos de mercado consideran que es menor.

Sin opción. Todo parece indiciar que las petroleras extranjeras no tenían otra opción, ya que Ramírez había asegurado que aquellas compañías que no aceptasen migrar sus contratos, tendrían que abandonar el país. Las empresas se resistieron en un principio a modifcar su estatus al considerar que en el nuevo esquema perdían capacidad de dirección y de decisión sobre cuestiones fundamentales como presupuesto de inversiones, gastos, contratación de personas, así como de servicios.

Aunque se pretende que esta nueva modalidad de empresa mixta comienza a operar a principios de año, lo cierto es que todavía existen muchos puntos que deben resolverse. Entre estos, destacan por ejemplo las condiciones bajo las cuales se hará el traspaso de personal de las petroleras a las compañías mixtas. Sin embargo, según algunos periódicos regionales, la mayor incertidumbre está en el destino de los profesionales cualificados que gozan de mayores beneficios con sus actuales patronos.

Los contratos de las petroleras habían sido declarados ilegales por las autoridades venezolanas, quienes exigían a las empresas migrar sus contratos a lo establecido en la Ley de Hidrocarburos.

 

 
Edita Asesores de Publicaciones S.L