Americaeconomica.com
Internet


 
Lunes 27 de febrero de 2006 
 
El Gobierno de Bolivia y Santa Cruz continúan con la pelea por el referéndum autonómico
 

El Gobierno de Evo Morales ultima los preparativos para convocar el referéndum autonómico. Para conseguirlo, está obligado a alcanzar un acuerdo con los líderes políticos de Santa Cruz, quienes exigen que la consulta tenga un carácter vinculante. Sin embargo, el Ejecutivo prefiere que el referéndum sólo sea consultivo.

El próximo miércoles empieza el debate en el Congreso boliviano sobre el proyecto de ley de convocatoria de la Asamblea Constituyente. Un texto en el que también se contempla el referéndum autonómico. La votación para elegir a los miembros de la Constituyente se realizará el mismo día que se celebre la consulta sobre las autonomías, el 2 de julio. Pero los diputados deben concluir las conversaciones como máximo el 4 de marzo.

El Ejecutivo sólo tiene una semana para intentar consensuar un acuerdo con Santa Cruz. Los líderes políticos de esta provincia quieren que la pregunta que se realice a los bolivianos en el referéndum sea: ¿Está usted de acuerdo, en el marco de la unidad nacional, incorporar las autonomías departamentales en la nueva Constitución Política del Estado, conforme al carácter vinculante para los departamentos que las aprueben, de manera que los ciudadanos de estos departamentos puedan elegir a sus autoridades, reciban del Gobierno central competencias y atribuciones normativas y administren sus recursos económicos, de acuerdo a sus estatutos autonómicos?

El Gobierno de Evo Morales no está conforme en el carácter vinculante de esta consulta. El vicepresidente, Alvaro Guinea, ha explicado en varias ocasiones que no es positivo que la Constituyente, proceso en el que se tiene que definir el perfil de las autonomías, se realice con intereses regionales.

Pero los cruceños no dan validez a este argumento y mantienen sus presiones. La última oferta del Ejecutivo es aceptar que la consulta sea vinculante, pero que se realice y se aplique también a las provincias y municipios. Una propuesta que los líderes de Santa Cruz deshechan, asegurando que esta sería la descentralización total del Estado boliviano.

 
Edita Asesores de Publicaciones S.L