Año XIX - Madrid, Martes 11 de Diciembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Paraguay

POLÍTICA Paraguay

Federico Franco, vicepresidente de Paraguay, estudia una operación contra Lugo según el modelo hondureño

Marta Fernández Ojosnegros / 16-12-2009
La oligarquía paraguaya ha propuesto impulsar un juicio político o lo que muchos denominan un ‘golpe de Estado a la hondureña’. En esta trama también se encuentran implicados algunos de los aliados del presidente Fernando Lugo, que ya especulan con su destitución. Si se produce la expulsión del mandatario, el actual vicepresidente Federico Franco, ocuparía el poder, según han asegurado a Americaeconomica.com fuentes oficiales del partido Colorado, que también apoyan esta propuesta.

Si los pronósticos de la oposición paraguaya se cumplen Federico Franco pasará a ocupar el papel de Roberto Micheletti en Honduras. Según han confirmado las fuentes consultadas por este diario esta trama no se puede calificar como un golpe de Estado porque este juicio político esta contemplado en la Constitución del país.

Desde el Partido Colorado han indicado que a pesar de que no se realizarían elecciones en el caso de que Lugo sea destituido, si se efectuaría una consulta para designar al nuevo vicepresidente.

El mandatario paraguayo ya sospechaba que Federico Franco había pactado con el principal partido opositor para abrirle un juicio político, pero parece que no quería creerlo hasta estas últimas noticias.

Franco es, en Paraguay, el líder de una de las facciones del Partido Liberal Radical Auténtico, que encarna los valores más conservadores de este partido. Su alianza con Fernando Lugo fue circunstancial y coyuntural: respondió en su momento (2008) sólo al común rechazo a 60 años de poder del Partido Colorado.

El pasado mes de noviembre algunos observadores políticos indicaban a este diario que lo ocurrido en Honduras podía producir una especie de epidemia de golpes de Estado en Latinoamérica. Y por lo que parece no se equivocan. Lugo, se vio obligado a sustituir sin previo aviso a los comandantes del Ejército, de la aviación y de la Armada por miedo a un levantamiento.

Además, como en el caso de Manuel Zelaya en Honduras, la oposición ha señalado las conexiones de Lugo con el mandatario venezolano Hugo Chávez.

Con esta ya era la cuarta vez que el mandatario paraguayo modifica la cúpula militar del país desde que llegara a la presidencia, en el año 2008.

La sustitución de los comandantes del Ejército paraguayo se producía después de que la inteligencia de Paraguay confirmara la sospecha, el pasado fin de semana, de que policías y militares estaban fraguando un golpe de Estado.

A pesar de estas filtraciones, Fernando Lugo negó que todos los altos cargos del Ejército paraguayo estén involucrados en este levantamiento, aunque sí admitió que existen "pequeños bolsones" que "pueden tener cierta debilidad y que podrían ser utilizados por la clase política" De esta forma hace referencia a la derecha del país, que domina el Congreso y el Senado.