Año XIX - Madrid, Miércoles 19 de Diciembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Paraguay

EL CAFÉ DE LAS ARTES Paraguay

Las herederas", refleja la decadencia económica de una pareja de mujeres de clase alta de Asunción.

Marcelo Martinessi, director de "Las herederas": Paraguay sigue siendo "una gran prisión"
dpa / 16-02-2018
Marcelo Martinessi, director de cine

Marcelo Martinessi, director de cine

"En Paraguay tenemos aún ciertas manías y herencias que nos hacen sentirnos en una gran prisión", dijo hoy el director Marcelo Martinessi tras el estreno en la Berlinale de "Las herederas", la primera película paraguaya que compite por el Oso de Oro.


Coproducida con Alemania, Uruguay y Brasil, entre otros países, "Las herederas", refleja la decadencia económica de una pareja de mujeres de clase alta de Asunción de unos 60 años, Chela (Ana Brun) y Chiquita (Margarita Irún) cuyas vidas se ven trastocadas cuando la última es ingresada en prisión por una deuda con el banco.


A partir de ese momento, Chela deberá aprender no sólo a vivir sola, sino también a procurarse el sustento vendiendo desde la vajilla hasta los muebles de su casa y ofreciendo viajes en auto a mujeres adineradas. En uno de esos viajes conocerá a Angy (Ana Ivanova), lo cual hará tambalear aún más su vida.


"Sentí siempre que quería contar una historia de encierros", afirmó hoy Martinessi, cuya película no sólo es la primera paraguaya en competir en la Berlinale, sino de formar parte de la competencia de un festival clase A en la historia. "Yo pensaba que mi generación iba a cambiar eso, que iba ayudar a la formación a una nueva sociedad", dijo el cineasta.


"Las herederas" es el primer largometraje de Martinessi, quien sin embargo recorrió ya varios festivales internacionales en el pasado, como Berlín o Venecia, con sus cortometrajes, entre ellos "La Voz Perdida", sobre la masacre de campesinos en Curuguaty de 2012, en la que perdieron la vida más de  una decena de campesinos.


"Para mí fue muy fuerte el golpe de Estado de 2012 que nos hizo querer volver a modelos que ya creíamos distintos", dijo hoy el director sobre el proceso que llevó a la destitución del presidente Fernando Lugo. "Y esto le dio más razón a lo que quería narrar", añadió rodeado de sus actrices, Ivanova, Irún y una emocionada Brun, quien confesó con lágrimas en los ojos: "La película es un poco mi vida".


Martinessi afirmó que la situación en toda la región es actualmente difícil para la cultura, y más para Paraguay, "un país bastante invisible en el cine". Según dijo, la película intenta dialogar con esa oscuridad. "Vivimos en sociedad que quiere seguir siendo la misma desde hace 50 años. Pero la historia de oscuridades viene de mucho antes", añadió.


"En toda la historia de Paraguay hubo grandes señores que dirigieron los destinos del país, y a pesar de eso son las mujeres las que tejen la fibra interna de la sociedad", señaló el director.


En una edición de la Berlinale marcada por los escándalos sexuales en Hollywood y el movimiento de apoyo a las víctimas #MeToo, Martinessi destacó la importancia de haber podido llevar al cine una historia protagonizada por mujeres y en la cual los hombres tienen papeles tan marginales que son casi sombras.


"Hay tantas películas en las que las mujeres son vistas como objetos que para mí era importante trabajar en un cine de mujeres y que los hombres fueran algo adicional, marginal a la historia", añadió.