a
 
Año 2006 - Viernes, 17 de marzo
 
El Cultural
 
Uno de los mitos de la socialdemocracia europea, en peligro
 
La crisis del Estado de Bienestar

Alberto Miguel Arruti

 

Una serie de tensiones, de tipo social, se están produciendo, sobre todo, en Francia y Alemania. Dejando a un lado las motivaciones concretas de tales tensiones, lo cierto es que el Estado de Bienestar ha entrado en crisis y, como consecuencia, uno de los mitos de la socialdemocracia europea.

Desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, los partidos socialdemócratas hicieron del Estado de Bienestar uno de sus pilares. Fue particularmente fuerte en los países escandinavos, después en Alemania, Austria, Francia, y el Reino Unido. Estado de Bienestar es aquella forma de organización política en la que el Estado se compromete al pleno empleo de los ciudadanos y a una vida digna de los mismos, entendiendo por tal la solución de las tres necesidades fundamentales, que son: sanidad, educación y vivienda. Pero, como todo lo humano pasa y es efímero, el Estado de Bienestar ha sido duramente atacado por lo que se ha llamado “nueva derecha”, y por los liberales. Desde Margaret Thatcher y Reagan, el mundo va por otros caminos.

Hay tres aspectos de la vida social y política, que han adquirido extraordinaria vigencia en los últimos años, que son: la conciencia de los problemas medioambientales, el auge del individualismo y la globalización. El primero de estos problemas ha dado lugar al nacimiento de una nueva izquierda, que son los verdes. Estos problemas tienen una dimensión planetaria, por lo que no tiene sentido circunscribirlos a un solo país. El más conocido de éstos es el calentamiento de nuestro planeta. Cuestión admitida por la mayoría de los científicos, pero negada por algunos miembros, y por cierto, muy destacadas de la comunidad científica.

No todos los movimientos ecologistas están cortados por el mismo patrón pero, indudablemente, tienen una serie de características en común. Frente a esta situación, se ha creado un nuevo concepto que es el desarrollo sostenible. Concepto no fácil de definir, pero que se puede entender como la apuesta por el desarrollo económico, haciéndolo compatible con las exigencias de la conservación de la naturaleza.

Frente al auge del individualismo, un experto en estos temas, Anthony Giddens, ha escrito que “el tema de la responsabilidad, u obligación mutua, estaba presente en la socialdemocracia a la antigua, pero estaba en gran medida latente, subsumido bajo el concepto de provisión colectiva. Hoy día, hemos de encontrar un nuevo equilibrio entre responsabilidades individuales y colectivas”. Según recientes estudios, los jóvenes se interesan cada vez menos por la política, entendida ésta en sentido tradicional: partidos políticos, consultas electorales, vida parlamentaria. En cambio, se interesan cada vez más, por otra forma de acción política, la que se ha llamado “subpolítica”, con un gran protagonismo de las ONGs y de los movimientos anti-sistema. Finalmente, la globalización dificulta el Estado de Bienestar. Una consecuencia de este fenómeno es la deslocalización.

En este conjunto de hechos, la vieja Europa, si quiere tener algún protagonismo, ha de competir. Un reciente estudio, afirma que dentro de cincuenta años, EEUU seguirá siendo la potencia dominante en el mundo, pero seguida de China y India. Y, en el horizonte, Brasil y México. Europa no aparece y ninguno de los países que la integran. No es que este estudio constituya la última palabra, pero puede ser una referencia y un aviso. Estos son algunos de los problemas a los que estamos obligados a hacer frente.

 
 

Americaeconomica.com
Internet

 

 

 


 


 
 
Copyright© Americaeconomica.com - All rights reserved
Asesores de Publicaciones, S.L - España