a
 
Año X - Madrid, viernes 25 de enero de 2008
 
Opinión
 
¿Crisis americana o global?

Santiago José Guevara García (Valencia, Venezuela)

 

No es igual. El mundo ya no es un rompecabezas; es un cuerpo de naciones y agentes. Y eso cambia su fisiología.

¿EEUU afecta al mundo o el mundo entra en turbulencias y explotó en la crisis financiera americana? Van dos clarinadas. La de agosto y la de ahora. ¿Americanas o mundiales?

Miedo general, volatilidad en bolsas, cambios en expectativas e impactos diversos (en América Latina, más México y Centroamérica que Sudamérica, y en lo financiero, pero poco en los commodities ). Y nadie habla de las implicaciones sobre y desde los fondos soberanos de China, Medio Oriente y Rusia.

La situación actual tiene varios ámbitos explicativos: debilidades y amenazas diversas de la globalización, fallas de regulación en los mercados especulativos nuevos, escenarios económicos y políticos rápidamente cambiantes y, el que más me gusta citar, inapropiadas políticas de definición de las tramas o redes productivas y geopolíticas en el (y no del ) mundo global, etc.

Yo predije algo de lo que pasa. En contra de la matriz de opinión establecida. Matriz optimista, pero sobre todo, producto de simplismos. En mi primer artículo en Hispalibertas.com (febrero del año pasado), anotaba que “la llamada globalización; la cual, precisamente ahora y en contra de los tantos prejuicios establecidos (…) nos asoma lo que nadie ha querido ver: que el control de variables decisivas de la civilización: la cultura, la ciencia, la educación, la micro y la macroeconomía, la competitividad, lo institucional, etc., ha pasado a estar en manos de lo que vamos a llamar el “concierto global” ”: un entramado organizacional virtual altamente descentralizado y dinámico, en el que pueden coexistir, con un largo etcétera, (…) una macroeconomía norteamericana dependiente del extranjero y la concentración de la producción industrial en China, Corea, India, Europa o Brasil. (…) Porque resulta, que precisamente ahora que la globalización comienza a pasar factura al gobierno norteamericano, etc., etc.” .

Para lo que pasa –y para todo- definitivamente no hay explicaciones unidimensionales. No lancen la culpa a los risk-takers propietarios de viviendas hipotecadas en EEUU. En todo problema de varias variables, todas deben ser consideradas por analistas y formuladores de políticas.

Que el problema es la vorágine del segmentado y ‘subsegmentado' mercado hipotecario americano. No.

Que lo es el dinamismo de los nuevos segmentos financieros y el rezago en sus regulaciones. Pues si eso sucediera en una economía en la cual los equilibrios macro dependieran más de shareholders y no de stakeholders potencialmente oponentes, el control sería mayor. Esa no es la situación actual.

Que ese control no es posible en la economía global actual. No es verdad. Depende de la lectura de escenarios y de la definición de la adecuada estrategia. En escenarios como el de la asiatización o de la descentralización avanzada, el actual orden de cosas corre, evidentemente, riesgos.

Que el mundo se asiatizó , en la línea de la opinión de Oppenheimer. Tampoco es verdad. Es un escenario al que se puede responder.

Termino: ¿Y si nos decidimos a analizar las cosas en perspectiva de largo plazo, implicaciones políticas, geopolíticas y de riesgos de “choque de civilizaciones”?

¿Utopía? Puede ser. ¿Tarde? No. ¿Viable? Depende de los stakeholders partidarios. Los momentos de crisis son propicios para ese tipo de análisis.
 
 

Americaeconomica.com
Internet

 

 


 


 
 
Copyright© Americaeconomica.com - All rights reserved
Asesores de Publicaciones, S.L - España