a
 
Año VII - Madrid, viernes 1 de diciembre de 2006
 
Reportaje
 
Calderón consigue que el Congreso le otorgue el poder en México  
 

El presidente entra por la puerta trasera

Ángela Verge

 

Hacía tiempo que no se presenciaba en Latinoamérica una toma de posesión tan peculiar como la que ha protagonizado hoy Felipe Calderón en México, porque controvertidas han habido muchas, pero físicamente difíciles de realizar, no tantas. Al final, el nuevo líder y su antecesor, y compañero de partido, Vicente Fox, han conseguido llegar a la Tribuna del Congreso por una puerta trasera, gracias a la ayuda de las fuerzas del orden.

No era fácil: el Partido de la Revolución Democrática (PRD) utilizó todas las armas a su alcance para imposibilitar la ceremonia. Para conseguirlo, un nutrido número de diputados izquierdistas acampó en la Cámara el martes pasado. También lo hicieron sus rivales del Partido de Acción Nacional (PAN). Pero Calderón llegó a la tribuna y consiguió prometer su cargo en medio de una sonora pitada que no hace presagiar nada bueno para la gobernabilidad del país.

Como tampoco, según muchos analistas políticos, la composición final del primer gobierno del candidato, donde el partido ha impuesto su ley por encima de las llamadas a la reconcialiación que el ya presidente de México realizó tras hacerse oficial su ajustada victoria sobre el candidato de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador.

En declaraciones a Americaeconomica.com, el presidente del Partido de Acción Nacional (PAN), Manuel Espino, comentaba ayer que la posición de su partido era que la ceremonia se celebrase como estaba previsto, en el Palacio Legislativo de San Lázaro, aunque la tribuna siguiera tomada por los perredistas. Además comentó que, de haber un cambio de sede, no se violaría el artículo 87 de la Constitución, en el que se contempla que el acto de posesión debe celebrarse en sesión del Congreso General, pero no especifica físicamente el lugar concreto. Pero tras ver las imágenes de la toma de posesión muchos observadores creen que la segunda opción hubiera sido la buena.

El pasado martes, en un episodio, por qué no decirlo, vergonzoso que protagonizaron diputados de ambos bandos, del PRD y el PAN, los primeros tomaron parte de la sala y la escena terminó con empujones, golpes e incluso algún que otro político rociado con gas mostaza. Parece que no sólo es Asia la que practica estas malas artes en sus cámaras políticas.

Pero ahora que Calderón ha asumido el poder, ¿qué será de él?. En México, y en el resto del mundo, el tequila con sal y limón suele ser un gran remediador de problemas, en su justa medida, aunque no se sabe si Calderón lo utilizará para acabar con la papeleta que se le vienen encima.

Fox le deja como herencia un economía estancada, con una leve reducción de los índices de pobreza, que son absolutamente escandalosos en el país, además de las protestas en Oaxaca, en el sur, por la precaria situación en la que viven los profesores, y el histórico e irresoluto problema de los indígenas en Chiapas.

Espino aseguró durante su entrevista que el Gobierno de Calderón hará un uso de él democráticamente, respetando las instituciones de la república, que el futuro presidente y los suyos no tienen miedo a la oposición de López Obrador, ni de lo que ella pueda surgir.

Aunque las relaciones entre los perredistas y los panistas ahora mismo no están en “su mejor momento”, por no decir que un poco más y se queman, el presidente del PAN confirmó que la vía de la negociación estaba abierta para llegar a ciertos acuerdos. Pero la semana pasada, en declaraciones hechas a Americaeconomica.com, el secretario de Relaciones Políticas del PRD, José Agustín Ortiz Pinchetti, fue categórico al manifestar que las conversaciones con los conservadores eran imposibles y que no hay posibilidades de consenso.

Más tequila y menos palabras. Aunque el tequila con sal y limón es un gran sanador de problemas, lo que está claro es que no soluciona todos los males. Ciertos especialistas en el tema apuntan que tan sólo cura algunos. Pero la vía del tequila no es la que ha elegido Andrés Manuel López Obrador, AMLO, como le corean sus seguidores, cuando el 2 de julio pasado perdió oficialmente las elecciones frente al candidato panista por tan sólo 0,56 puntos. Por eso tomó la decisión de instaurar un gobierno paralelo, y la semana pasada se autoproclamó “presidente legítimo” de la República, en la  mismísima Plaza del Zócalo, la más bulliciosa y transitada de todo el Distrito Federal.

Ante tal actitud, Espino calificó de “acto teatral de mala calidad” la posición de López Obrador, afirmó que no tenía sustentación jurídica y que “escenificaba el nivel de frustración del señor López y su incapacidad democrática para afrontar el resultado de las urnas”.

Lo que sí puede decirse es que no faltarán las ocasiones para recurrir al tequila por parte de las fuerzas políticas mexicanas, aunque no está claro si será para celebrar algo o para ahogar las penas.  

 
 

Americaeconomica.com
Internet

 

 


 


 
 
 
Copyright© Americaeconomica.com - All rights reserved
Asesores de Publicaciones, S.L - España