a
 
Año VII - Madrid, viernes 5 de enero de 2007
 
Reportaje
 
Ecuador demandará a Colombia ante la OEA por las fumigacioes aéreas, y Uribe se defiende argumentando minas antipersona
 
Colombia y Ecuador, enfrentados por el glifosato

Equipo Americaeconomica.com

 

La disputa diplomática entre Colombia y Ecuador, originada por las fumigaciones aéreas que la primera nación realiza con glifosato sobre cultivos de coca en territorios limítrofes con la segunda, ha continuado a lo largo de los últimos días.

Esta semana, el ministro de Exteriores ecuatoriano, Francisco Carrión, ha declarado que su gabinete prepara una demanda contra Colombia que presentará la próxima semana ante la Organización de Estados Americanos (OEA). Según el diplomático "esperamos presentar este reclamo en el seno del Consejo Ejecutivo de la OEA el 9 de enero próximo".

Por su parte, el presidente electo, Rafael Correa, prevé presentar una queja ante Naciones Unidas y reclamar a Colombia una indemnización, por continuar las fumigaciones con glifosato, una sustancia que, al vaporizarse mediante aspersiones aéreas, penetra en territorio ecuatoriano, daña los cultivos lícitos y afecta a la salud de las personas, algo que Colombia niega.

Debido al enfrentamiento entre amobos países por este tema, los ministros de Defensa saliente, Marcelo Delgado, y entrante, Guadalupe Larriva, ecuatorianos, celebraban estos días una reunión, donde, además de discutir otras cuestiones, se ha constituido una comisión que analizará el impacto de las fumigaciones.

Correa visitaba esta semana la zona de Lago Agrio, donde manifestó su disposición de solicitar al Gobierno de Álvaro Uribe las indemnizaciones necesarias para aquellas personas que se han visto afectadas por el producto químico. Entre tanto, Bogotá ha continuado en su negativa de cesar las fumigaciones pese a los insistentes reclamos de Quito, que demanda, además, iniciar estudios científicos para comprobar la toxicidad que causa el herbicida en seres humanos y vegetales.

Según declaró el jueves el presidente del Gobierno colombiano, Álvaro Uribe, la justificación para que las fumigaciones con glifosato se hagan de forma aérea, y no manual, radica en la colocación, por parte de las FARC, de minas antipersona camufladas entre estos cultivos. Uribe ha declarado que las plantaciones de coca constituyen la forma de financiación de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y de otros grupos guerrilleros y paramilitares, por lo que se debe eliminar "hasta la última mata".

Por su parte, el director de la Policía Antinarcóticos colombiana, Jorge Barón,informaba de que ya se han fumigado 10.128 hectáreas de cultivos de coca situados en la frontera entre ambas naciones, por lo que sólo faltan otras 3.000 hectáreas para concluir la tarea. Barón ha asegurado que, si el tiempo acompaña, los cultivos restantes se fumigarán en tres días, puesto que las intenciones del Gobierno colombiano son terminar las tareas de limpieza antes de la toma de posesión del presidente ecuatoriano, Rafael Correa, que tendrá lugar el próximo 15 de enero.

Además, el policía se reafirmaba en la convicción de que también existen plantaciones de coca en territorio ecuatoriano, ya que "estamos en condiciones de reafirmarlo sobre la base que tenemos más de 30 años identificando cultivos de coca". Barón se ha defendido de las acusaciones del Gobierno ecuatoriano argumentando que "la mezcla de glifosato tiene una concentración autorizada por las autoridades ambientales colombianas por medio de un estudio pormenorizado de la Organización de Estados Americanos (OEA)".

En medio de la presión diplomática, el periódico colombiano El Tiempo ha confirmado que el presidente Álvaro Uribe estará presente en la toma de posesión de Rafael Correa como jefe de Estado de Ecuador el próximo 15 de enero y ha añadido que “sólo un hecho de última hora lo haría cambiar de idea”.

 
 

Americaeconomica.com
Internet

 

 


 


 
 
Copyright© Americaeconomica.com - All rights reserved
Asesores de Publicaciones, S.L - España