Jueves 26 de Abril de 2018
 
Portada

El presidente venezolano anuncia también que descalificará a algunas de las principales fuerzas opositoras
Maduro prepara ya su reelección
Americaeconomica.com

Tras unas elecciones municipales en las que el 'chavismo' ha ganado en más de 300 de las 335 alcaldías en disputa, lo que incluye además al menos a 20 de las 23 capitales regionales; por si quedaba aún alguna duda, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha dejado entrever que buscará su reelección en 2018.


"Ahora a prepararse para grandes victorias en 2018", señaló Maduro mientras se congratulaba por unos resultados que además le han dado a su formación el Gobierno del estado de Zulia. Este, que hubo de repetir anoche sus comicios, se suma así a los 18 del total de 23 que el 'oficialismo' ya tenía tras los comicios del pasado 15 de octubre.


Pero lo que es aún más significativo es que el presidente venezolano anunció que pedirá a la polémica Asamblea Nacional Constituyente que prohíba la participación en los próximos comicios a los partidos de oposición Acción Democrática, Voluntad Popular y Primero Justicia por "boicotear" las elecciones locales de ayer. Y es que estas formaciones se habían negado a participar en estos comicios como protesta por los casos de fraude e irregularidades que consideran que se cometieron en las regionales del 15 de octubre.


"Primero Justicia y Voluntad Popular hoy desaparecen porque partido que no haya participado hoy y haya llamado al boicot de las elecciones no puede participar más, ese es el criterio de la Asamblea Nacional Constituyente y yo como jefe de Estado la apoyo", sentenció el presidente del país sudamericano que anteriormente, tras depositar su voto, ya se había dirigido en el mismo sentido al secretario general de Acción Democrática, Henry Ramos.


"Henry Ramos Allup ya no serás candidato presidencial, ya diste todo lo que podías dar", señaló Maduro según declaraciones recogidas por RCN. Un panorama que, en definitiva, allana para el presidente venezolano el camino hacia una reelección que hace unos meses parecía imposible.

Y es que tras el periodo de protestas y movilizaciones masivas de la oposición que dejaron unos 125 muertos entre abril y julio; su jugada de convocar una Asamblea Nacional Constituyente con plenos poderes le ha hecho subir su popularidad del 24,4% al 31,1%, según datos del Venebarómetro. Pero sobre todo, la evaluación negativa de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) ha aumentado del 46,1% a 65,7%.


Ahí está la verdadera clave ya que pese a que el malestar por la brutal crisis económica que atraviesa el país continúa incrementándose; es en la debilidad y cada vez mayor división de sus adversarios, donde Maduro encuentra su gran fortaleza. Incluso se especula ya con que podría adelantar las eleciones presidenciales para descolocar aún más a la oposición.


Y es que entre esos anuncios que apuntan a la más que posible descalificación de algunas de sus principales fuerzas, la MUD ni tan siquiera ha aclarado, ya no si esta dispuesta a presentar un frente común, sino ni tan siquiera si va a competir en las próximas presidenciales.


Así las cosas, ayer, en unas elecciones en las que, incluso según los datos oficiales, la participación superó por escasos puntos el 40%; la coalición opositora se limitó una vez más a denunciar irregularidades, la falta de participación y a asegurar que los resultados "no son creíbles".


 


 


 

2017-12-11