PUBLICIDAD

Venezuela

Cabecera Americaeconomica
Año XVIII - Madrid, Domingo 25 de Junio de 2017
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Venezuela
Banco Central de Venezuela
Banco Central de Venezuela

MERCADOS Y FINANZAS Venezuela

El Banco Central de Venezuela fracasa en el arranque de las nuevas subastas de dólares

Konzapata.com / 23-02-2015
El Simadi no ha levantado las expectativas. Ha sido un arranque sin convicción. Poca oferta. Y la demanda está allí, al acecho, a la espera. Se ve que no es un mercado libre. Más bien opaco.

Cuando lanzaron el Sicad-II, las expectativas fueron tan elevadas, que el dólar paralelo retrocedió 20 bolívares. Todos querían participar en el sistema de “libre oferta y demanda” que prometió el gobierno en abril de 2014. Días después, y al constatarse la opacidad del sistema, el paralelo escaló de manera tal, que cruzó la barrera de los 180 bolívares por dólar. El remedio terminó siendo peor que la enfermedad. Con el anuncio del Simadi, el paralelo apenas se movió dos bolívares hacia abajo en la primera sesión.

Si recordar es vivir, el BCV no solamente recordó sino que también volvió a poner en práctica las metodologías para supuestamente, subastar dólares a las casas de cambio, banca universal y bolsa pública. Desde luego, para comenzar la compra-venta “al menudeo”, los operadores debían poseer alguna cantidad de arranque, así como también el Simadi partió de una tasa: 170 bolívares. Hasta allí, todo en orden.

Así las cosas, el BCV convocó de manera extraordinaria una “subasta” (según ellos) de divisas, con un monto mínimo a ofertar de 50 mil dólares y un máximo de 500 mil dólares. Sin aviso y sin protesto, la fecha para solicitar las operaciones era el mismo día de la publicación de la convocatoria: 18 de febrero. Se recibieron solicitudes entre tres y cuatro y treinta de la tarde. El BCV se reservó “el derecho a su sola discreción de rechazar o invalidar cualquier cotización sin necesidad de especificar las razones que motivaron dicha decisión”. Nadie supo el monto que realmente el banco estaba ofreciendo, por lo que un operador que haya solicitado el monto máximo, caminó sobre cristales al no tener la información precisa sobre las condiciones de la mal llamada subasta.

Los resultados que salieron a la luz ayer 19 de febrero, son tan opacos como su propia convocatoria: Se adjudicaron cuatro millones 200 mil dólares a 23 entidades, a una tasa de 171,62 bolívares por dólar, muy cercana al precio del día 18 de febrero, que se ubicó en 172 bolívares. Quienes resultaron favorecidos en la “lotería” –como denominan a estos procesos algunos operadores- se enteraron horas más tarde de la adjudicación.

Con cuatro millones 200 mil dólares en el mercado del menudeo, solamente alcanzaría para satisfacer 14 mil órdenes de apenas 300 dólares cada una; es decir, volvemos al principio: Una subasta que no es tal, porque cuando se subasta existe conocimiento de la formación de precios, y un monto pírrico de apenas cuatro millones doscientos mil dólares que no podrá satisfacer la demanda del menudeo, aún tomando en cuenta que existen topes de 300 dólares diarios para la compra. Trae los recuerdos de los famosos “Bonos Cambiarios” que el BCV “subastaba” cuya adjudicación era altamente discrecional. El valor total de aquellos bonos, a diferencia de esta operación con las casas de cambio, era avisado a los compradores con antelación, pero el tiempo que tenían los corredores para montar centenares de solicitudes en los sistemas era, incluso, de apenas treinta minutos.

Con todo el esquema anterior, que incluye montos de ofertas que no se conocen, desconocimiento de formación de precios en subastas que no son tales, desconfianza en el sistema, opacidad en los métodos y las experiencias previas que al mercado no se le olvidan, arranca el Simadi. Por eso las reacciones del paralelo. Los operadores leyeron las señales de la subasta para el menudeo de ayer y los comentarios entre ellos no son positivos.

Sin embargo, el Presidente de la Asociación Nacional de Operadores Cambiarios, Ricardo Montilla, salió al paso a las conjeturas en Venezolana de Televisión (ya lo ha hecho varias veces) expresando –según recoge Noticiero Digital- que “el BCV está publicando en las tardes el promedio del resultado de las operaciones, es importante resaltar que no se está fijando sino se está es publicando el promedio. El BCV está encargado de hacer el cálculo (del dólar) y publicarlo, eso es una herramienta muy importante que está ahora a disposiciones del público porque con eso se combate a las páginas fantasmas que existían”.

Añadió que “el precio lo pone el cliente, evidentemente si tú vas a mí operador de valor y viste que el valor cerró ayer en Bs.172,00 y es una expectativa vender en Bs. 172,00 y viene (una persona) por otro lado y dice mira yo tengo la expectativa de comprar a Bs.171,00; hasta que esos dos precios no se unen, (hasta que no se llega a un acuerdo entre vendedor y comprador) no se va a (realizar) la operación, luego esos precios son procesados por el BCV que emite oficialmente un promedio del día que nos sirven de base para el día siguiente”.

Horas más tarde, el Presidente de la Asociación de Casas de Cambio de Venezuela, César Atencio, estimó que “para la próxima semana podría estar funcionando el tercer mercado cambiario”.

Es decir, todavía no arranca formalmente, no existen indicios objetivos más allá de las declaraciones- de que esto no sea un remiendo del Sicad-II. No mejora para nada el enfermo: Le dan la misma medicina que la vez anterior.
PUBLICIDAD

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información | Cerrar