Año XIX - Madrid, Viernes 18 de Enero de 2019
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Venezuela

MERCADOS Y FINANZAS Venezuela

Los impagos de deuda de Venezuela amenazan la permanencia de Maldonado en Fórmula 1

KonZapata / Juan Antonio Avellaneda / 19-01-2016
Oficinas de PDVSA

Oficinas de PDVSA

El ultimátum de la escudería Renault a PDVSA sobre la deuda de 50 millones de dólares, de no ser cancelada dejaría a Pastor Maldonado fuera de la Formula 1. Más allá de las opiniones deportivas sobre Maldonado, el piloto ha sido una herramienta de mercadeo para el proceso bolivariano por lo que llama la atención como ya él es otra víctima de la mala gerencia gubernamental. Podemos decir entonces que Venezuela también le hizo default a la Formula 1.

Las discusiones sobre si la Republica y PDVSA podrán cumplir sus compromisos de deuda externa son recurrentes en los analistas financieros mundiales. Lo que sí no se discute ya es que Venezuela no cumple sus compromisos financieros con las empresas o personas que les debe divisas. Por ello, se puede decir que el país entró hace rato en un default comercial.

Esta semana American Airlines anunció que no reclamará los 592 millones de dólares en ingresos retenidos en Venezuela por los controles cambiarios. American Airlines es la línea aérea a la que el Estado venezolano le debía el mayor volumen de divisas dentro de la gigantesca deuda que tiene CADIVI con la industria.

Al igual que otras que ya lo habían hecho, los norteamericanos se cansaron de esperar y viendo el panorama del país prefieren ir por la decisión costosa pero realista de colocar ese dinero como una perdida en sus balances. Son casi 600 millones de dólares, y la noticia recorrió los medios financieros mundiales. Se puede decir entonces que Venezuela le hizo default a las líneas áreas internacionales, y en consecuencia el más afectado es el pasajero, el consumidor venezolano que ha visto como se reducen las opciones además de tener que pagar los boletos en dólares americanos.

Otra noticia que parece no relacionada a la anterior pero sí lleva a la misma conclusión, fue el ultimátum que dio la escudería Renault a PDVSA sobre la deuda de 50 millones de dólares, que de no ser cancelada dejaría a Pastor Maldonado fuera de la Formula 1. Más allá de las opiniones deportivas sobre Maldonado, él ha sido una herramienta de mercadeo para el proceso bolivariano por lo que llama la atención como ya él es otra víctima de la mala gerencia gubernamental. Podemos decir entonces que Venezuela le hizo default a la Formula 1.

Estas dos noticias se unen a lo escrito esta semana en KoonZapata.com sobre el sector farmacéutico, más lo ya conocido de otros sectores de la economía que esperan por pagos de deuda de Cadivi, para determinar que es oficial que el país está en un default comercial. En realidad, Venezuela es un país que no honra sus deudas, peor aún: el comercio internacional ya pide que cualquier transacción con Venezuela se pague por adelantado.

La gravedad de lo explicado anteriormente aumenta cuando esta misma semana el presidente de PDVSA, Eulogio del Pino, declara que la estatal petrolera busca formas de refinanciar su deuda en bonos, especialmente los que vencen en el 2016 y 2017. A buen entendedor no hay mucho que explicar, PDVSA deja ver públicamente que no tiene como honrar esos papeles por lo que se ha especulado en el mercado que puede ser una potencial realidad: PDVSA va rumbo a una reestructuración de sus bonos.

Esta situación de insolvencia que sufre la República es básicamente consecuencia del corrupto e ineficiente sistema cambiario, y hasta que este no lo cambien en algo más transparente y eficiente, el desangre de divisas continuará. Viendo las declaraciones del ministro Luis Salas y el discurso del presidente Maduro en la Asamblea Nacional, lamentablemente se concluye que no hay intención de cambiarlo.

De modo que es de esperarse que nuevas empresas, sectores y personas así como American Airlines, se vayan dando cuenta de que esa deuda en divisas será tan poco probable de cobrar como ganarse la lotería.