Año XIX - Madrid, Viernes 18 de Enero de 2019
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Venezuela

MERCADOS Y FINANZAS Venezuela

Los créditos bancarios de Venezuela cayeron un 40,8% en enero

KonZapata / Danny Leguízamo / 16-02-2016
Billetes de bolívares

Billetes de bolívares

La crisis económica comienza a hacer estragos en la cartera de créditos de la banca. Afirma Econométrica que la banca podría mantenerse cautelosa en los próximos meses y continuar una política de restricción real del crédito. Si se ajusta con la inflación de 259,3%, la contracción global de la cartera crediticia asciende a 40,8%.

La banca comienza a restringir el crédito en todos sus rubros. La pasada publicación de cifras por parte del BCV permitió a la firma Econométrica elaborar un pulso mensual inherente a la situación en la cartera crediticia de la banca nacional. Las cifras dan cuenta de caídas importantes en todos los rubros. La caída general es de 30,8%. Tarjetas de crédito registró un retroceso de 33,7%. Y la cartera de crédito comercial retrocedió 18,2%. Créditos hipotecarios, agrícolas y manufacturas se hundieron 55,6%, 34,6% y 44,2% respectivamente. La cartera de créditos en general, es apenas dos tercios en términos reales de lo que era hace un año. Pero ajustando las cifras a la inflación de 259,3%, empuja la desaceleración global de la cartera de créditos a un 40,8%.

Econométrica explica que aunque “las cifras de la Superintendencia de Instituciones Financieras (Sudeban) indican que todas las carteras crecen nominalmente”, eso no debe sorprender en un ambiente de muy alta inflación. A pesar de que nominalmente –hacemos énfasis en el uso del término “nominal”- todas las carteras crecieron, para Econométrica llama poderosamente la atención “la desaceleración de tarjetas de crédito. En octubre del año pasado el crecimiento nominal era 112,7%, en noviembre descendió a 108,5% y 103,6% en diciembre. Si comparamos ese crecimiento con el posible cierre de inflación oficial para 2015 (207,3%), es claro el rezago de dicha cartera”.
¿La causa? Para Econométrica no hay una sola causa, sino más bien un conjunto de ellas: “La renuencia de algunas empresas y personas a acumular más deuda debido a que tienen ingresos en bolívares suficientes para sus gastos o inversiones (…) la segunda es que el ingreso generado, debido a la contracción en volumen de ventas, no sea suficiente y el servicio de deuda actual ya representa una carga bastante pesada en ese decreciente ingreso. Por otro lado, la banca podría ser la que decida no aumentar su cartera de créditos al ritmo de la inflación, para así protegerse de algún cambio radical en la política económica”.

Con respecto a la morosidad, ésta “sigue cayendo a pesar de estar en mínimos multianuales, ésta cerró 2015 en 0,28% luego de comenzar el año en 0,46%. La morosidad ampliada, que agrupa la cartera inmovilizada y en litigio, terminó 2015 en 0,45%, también representa un mínimo multianual (…) es probable que al tener un sistema cambiario libre la morosidad retorne a un nivel relativamente normal y estándar, es decir, alrededor de 2% y 3%”.

La firma recomienda que “aquellas empresas que deseen mantener un ritmo de endeudamiento similar a la inflación tendrán que llevar adelante una muy buena relación con sus entidades bancarias. Además, deberán presentar los mejores estados financieros posibles para la tramitación de créditos, así los montos otorgados podrían ser lo más cercanos a lo requeridos”.