Año XIX - Madrid, Lunes 21 de Enero de 2019
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Venezuela

EL CAFÉ DE LAS ARTES Venezuela

McKlopedia

Rafael Alba / 12-04-2016
En la tumultuosa Venezuela de hoy, las bandas de música moderna no tienen demasiada visibilidad. Menos aún si apuestan por el flow y el rap y celebran en sus textos el placer hedonista del baile, la noche y las calles, como sucede con Mcklopedia, uno de los mejores grupos de la nueva cosecha de aquel país.

Mcklopedia es a la vez, el alías y el nombre del proyecto que impulsa desde hace cuatro años, Ramsés Meneses, acompañado esta vez por el batería Orestes Gómez. Meneses es un viejo conocido en los ambientes del desenfreno juvenil caraqueño donde su presencia y su activismo musical es bien conocido.

Con un estilo muy particular, forjado en largas veladas de flow y mortales ‘peleas de gallos’, Meneses se dio a conocer sobre todo durante los años en los que formó parte de Séptima Raza, junto a otras luminarias del género libre como Mr. Blade, IceOdc y Deza.

En aquellos tiempos, Ramses adquirió la soltura y facilidad de palabra y rima que caracterizan su estilo actual y esa extraña combinación entre las maneras de los modernos raperos y los baladistas clásicos que convierten a Mcklopedia en una ‘rara avis’ dentro de un género en el que abundan los clones y faltan bandas y solistas con una verdadera personalidad propia.

Puede que el romanticismo alto en calorías y la pasión por el drama pasional no sean del gusto de todos los paladares, pero en la música de este interesante grupo, las tragedias sentimentales se narran con suave placidez y bien desprovistas del histrionismo tradicional que caracteriza a los acercamientos clásicos a esta temática tan latina.

Además, las bases musicales de Mcklopedia contienen buenas dosis de contundencia rítmica y líneas de bajo burbujeantes para animar el baile y despertar la música instintiva que anima las revoluciones hormonales. Un material verdaderamente subversivo y peligroso para todas las ideologías políticas que ahora difundirán desde México para iniciar la conquista de toda América Latina.